sábado, 22 de octubre de 2011

01. Unidad 01. La fragmentación Roma

TALLER 1. LA CAÍDA DE ROMA Y SU DIVISIÓN.
1.1. LA CRISIS DEL SIGLO III
A principios de este siglo el imperio romano entró en crisis. Se produjeron numerosas revueltas sociales, tanto de campesinos como de militares.
Las ciudades fueron saqueadas  y la población, aterrorizada busco refugio en el campo. El abandono de las ciudades provocó el colapso del comercio. Los emperadores incapaces de resolver estos graves problemas fueron perdiendo poder.
Por el norte los germanos, a los que los romanos llamaban bárbaros, aprovechando la debilidad del imperio, invaden sus fronteras. Por el este la presión de los hunos inicia la pérdida de algunos territorios.

1.2. LA RECUPERACIÓN DEL SIGLO IV.
  • Con la llegada al poder del emperador Diocleciano se inicia un periodo de recuperación. Sus reformas sanean la economía del imperio y refuerzan sus fronteras.
  • Posteriormente el emperador Constantino, introdujo cambios (tolerancia hacia el cristianismo) que lograron una mayor unidad interna, traslado la capital a Constantinopla y fortaleció la burocracia.
  • En el año 375 los hunos, penetraron en el territorio de los germanos que se vieron obligados a traspasar las fronteras del imperio.
  • Tras la muerte de Teodosio, en el año 395 el imperio se divide en dos  (cada uno con su emperador correspondiente) para facilitar su defensa: el imperio romano de Occidente, con capital en Roma y el Imperio romano de Oriente con capital en Constantinopla.

 


1.3. EL FIN DEL IMPERIO
Las dos partes del imperio  evolucionaron de forma muy diferente. 
  • El de Occidente, gobernado por emperadores débiles  fue incapaz de frenar a los pueblos germánicos, que al ir conquistando los territorios fueron formando numerosos reinos. En el año 476 los pueblos invasores depusieron al último emperador de Occidente, iniciándose una nueva etapa histórica: LA EDAD MEDIA.
  • El imperio de Oriente, se mantuvo durante otros mil años, pasando a llamarse imperio bizantino.
TALLER 2. EL IMPERIO ROMANO DE OCCIDENTE.
2.1. LOS PUEBLOS BÁRBAROS
Los romanos llamaron ‘bárbaros’ a los grupos de nómadas que se mantenían a las afueras de donde vivían los romanos.
Cada uno de estos pueblos se estableció en sectores diferentes del imperio romano de occidente, formando pequeños reinos, llamados Reinos Germánicos.

  • Los vándalos arrasaron las Galias, pasaron por Hispania, se dirigieron al norte de África, conquistaron Cartago, y desde su puerto se dedicaron a la piratería, asolando el Mediterráneo. 
  • Los ostrogodos detentaron el poder. 
  • Los visigodos debieron retirarse de Italia, dirigiéndose al oeste, estableciendo su gobierno en el sur de la región y en casi toda Hispania. 
  • Los francos su ubicaron en el norte de las Galias, adoptando la fe católica tradicional, convirtiéndose en los defensores radicales de la cristiandad. 
  • Los sajones, aliados con los anglos y los jutos se instalaron en Britania, con costumbres muy diferentes a las romanas.


2.2. CARACTERÍSTICAS:
A. POLÍTICA
Todos los pueblos germánicos se regían por una monarquía electiva. El rey o jefe de la tribu era elegido por una asamblea de guerreros entre los más fuertes, que además administraban la justicia, pactaban la paz o declaraban la guerra. No poseían un código legislativo (leyes), por lo que se regían por el derecho consuetudinario (costumbres).
Su organización social era de tribus independientes, que ocasionalmente se confederaban para la guerra, aunque a menudo también lo hacían entre ellas. 
La inseguridad generada por estos pueblos debido a los continuos saqueos de las ciudades provocó la construcción y refuerzos de murallas como defensa de las ciudades.
Los guerreros celebraban asambleas generales presididas por el rey. en éstas se discutían los asuntos importantes como la elección del caudillo de guerra, reparto de tierras o administración de justicia.

B. ECONOMÍA.
Eran pastores y agricultores seminómadas, cuyos asentamientos eran poco duraderos.
Debido a la inseguridad en las ciudades, parte de la población romana se trasladó al campo (ruralización), donde la supervivencia era más fácil. Esto provocó que la economía pasara a basarse exclusivamente en la ganadería principalmente y la agricultura (trigo, cebada, avena, centeno, lino, mijo y legumbres). De Roma aprendieron la viticultura y fruticultura.
Vivían en poblados muy sencillos, de adobe y paja, con los cultivos alrededor, con silos comunes y herrerías. En casas rectangulares que eran pequeñas propiedades individuales con zonas valladas alrededor de la casa considerada sagrada por ser morada de algunos dioses domésticos y ser donde están enterrados algunos antepasados.
C. SOCIEDAD.
La familia era la base de la sociedad y el padre tenía autoridad absoluta. Las tierras eran cultivadas por las mujeres y esclavos, mientras los hombre se dedicaban a la guerra y a la caza.
La organización en cuanto al poder era bastante simple.
  • Los guerreros, tenían acceso a los puestos de mando (asamblea de guerreros, mandos militares) y podían ser nombrados reyes de su tribu.
  • Los hombres libres, quienes formaban parte del ejército, practicaban la caza y otras actividades cotidianas.
  • Los esclavos, quienes debían trabajar las tierras y obedecer a un amo; sin embargo, recibían un trato más o menos similar al de un hombre libre, al contrario de culturas como la griega y la romana.
  • Hacían vasallos semilibres a los pueblos conquistados.
D. CULTURA.
Al ser pueblos guerreros que vivían de la ganadería y la agricultura, tenían muy pocas manifestaciones artísticas. Si acaso, pequeñas piezas de orfebrería. Es un fenómeno de empobrecimiento cultural.
 
Se produjo una lenta fusión cultural. Al principio, los pueblos germánicos (que eran minoría) mantuvieron sus propias leyes, instituciones, lengua y religión, pero poco a poco se fueron mezclando y adoptando las leyes, instituciones, lengua y religión de la mayoría de la población (Derecho Romano, Latín, Cristianismo)
No tenían alfabeto. Las lenguas germánicas se convirtieron en dominantes a lo largo de las fronteras romanas (Austria, Alemania, Países Bajos, Bélgica e Inglaterra), pero en el resto de las provincias romanas occidentales, los inmigrantes germánicos adoptaron el latín y sus dialectos latinos que se fueron transformando en lenguas romances (inglés, alemán, francés, español, etc…).

E. RELIGIÓN.
Su religión es poco conocida y no parece haber sido central en sus vidas, ya que la mayoría de ellos se convirtió rápidamente al cristianismo. 
El dios Wotan era el dios de las batallas y su esposa Freya era la diosa del amor. Creían que los soldados muertos en la batalla eran recogidos por las walkirias y conducidos al Walhalla, donde podría cazar eternamente.
Creyeron en dioses relacionados con la naturaleza, pero poco a poco en el lento proceso de fusión cultural fueron convirtiéndose al cristianismo.
2.3. ANDALUCÍA ANTE LAS INVASIONES GERMÁNICAS.
Las tierras andaluzas de la provincia romana de la Bética se mantuvieron relativamente al margen de los problemas generados por la crisi y desaparición del Imperio romano.
Igual que ocurrió en el resto de Hispania, se produjo una ruralización de la economía y un descenso del comercio. Asimismo, el cristianismo se consolidó en la región.
A comienzos del siglo V, los pueblos germánicos que invadieron la península Ibérica también penetraron en la Bética.
Los vándalos saquearon las ciudades y arrasaron los campos de las tierras andaluzas hasta que fueron expulsados por los visigodos al Norte de África (429), donde se asentaron.

TALLER 3. LA HISPANIA VISIGODA
3.1. EL REINO DE TOLEDO.
En el año 409, en plena crisis del Imperio romano, penetraron en Hispania una serie de pueblos bárbaros. Suevos, vándalos y alano. Los visigodos, aliados de Roma, acudieron a la Península Ibérica y expulsaron a los vándalos y alanos hacia África y arrinconaron a los suevos en Galicia.
Nunca llegaron a dominar toda la Península por sus luchas con los suevos (en el Noroeste, actual Galicia) y los vascones (en la zona de la Cordillera Cantábrica) y la presencia de los bizantinos (en el sur) situando su capital en Toledo.
3.2. LA MONARQUÍA VISIGODA.
Los visigodos establecieron una monarquía fuerte que, a pesar de su primitivo carácter electivo, se transformó en hereditaria.
Consiguieron la unificación religiosa de hispanorromanos y visigodos. Se promulgaron leyes que promovían la igualdad, hasta el punto que el rey Recaredo se convirtió al catolicismo y sus súbditos lo hicieron a la misma vez.
Finalmente se consiguió la unificación jurídica. Todo el mundo era igual ante una misma ley.

3.3. LA SOCIEDAD, ECONOMÍA Y CULTURA VISIGODA.
Aunque los visigodos fueron numéricamente pocos, dominaron a los hispanos y se repartieron las dos terceras partes de las tierras peninsulares, que eran trabajadas por campesinos en condición de siervos.
La economía era básicamente agrícola y de subsistencia. En las ciudades, las actividades artesanales y el comercio disminuyeron considerablemente.
La cultura y el arte visigodos estuvieron muy marcados por la influencia romana y cristiana: el latín fue la lengua culta y producción literaria se centró en los monasterios.
Sólo crearon pequeñas iglesias construidas en grandes piedras como San Juan de Baños. Dentro de estas iglesias podemos observar arcos de herraduras sostenidos sobre columnas adosadas a los muros, etc…
3.4. LOS VISIGODOS EN ANDALUCÍA.
Superadas las invasiones germánicas, la fuerte romanización de la Bética y la existencia de una potente aristocracia hispanorromana, que poseía ejércitos propios permitió se mantuviera independiente a Toledo.
A partir del siglo VI quedó incorporada al reino de Toledo, sin embargo, los bizantinos consiguieron derrotar a los visigodos y establecerse en la costa andaluza.

TALLER 4. EL IMPERIO CAROLINGIO
4.1. EL ÚLTIMO INTENTO DE RECONSTRUIR EL IMPERIO ROMANO.
El Imperio creado por Carlomagno fue el último intento de reconstruir la antigua unidad del Imperio romano de Occidente. Después de su muerte fue muy difícil mantener la unidad del conjunto del territorio, por lo que el sueño de restauración del Imperio no se cumplió.

4.2. CARLOMAGNO, DE REY DE LOS FRANCOS A EMPERADOR.
El reino de los francos fue muy extenso. Ocupaba las tierras de la Francia actual, y también los territorios de Italia, Suiza, Alemania, Bélgica y Holanda.
A principios del siglo VIII los francos consiguen cortar el avance los ejércitos musulmanes en la ciudad franca de Poitiers.
  • Carlomagno se convirtió en reconstructor del Imperio romano de Occidente.
  • Conquistó gran parte de las tierras de Europa Occidental, frenó el avance del Islam, que había invadido el reino de los visigodos y estableció unas fronteras seguras en todo este gran territorio.
  • Convirtió a todos los pueblos al cristianismo y reforzó la unión entre el poder político y religioso. Si el Papa es el jefe de los cristianos, él, el emperador, es el defensor de la fe frente a los musulmanes o los paganos.
  • Bajo su gobierno hubo paz y la cultura renació. Se establecieron escuelas y se volvió a enseñar latín. Los monjes copiaban en hojas de pergamino textos de autores clásicos de Grecia y Roma.
  • A su muerte, su hijo dividió las tierras del Imperio entres sus hijo y así nuevamente se dividió en Imperio romano de Occidente.
TALLER 5. EL IMPERIO ROMANO DE ORIENTE: BIZANCIO
5.1. JUSTINIANO.
Cuando en el año 476 d. C. el Imperio de Occidente dejó de existir por las invasiones bárbaras y establecimiento de los reinos germánicos, la herencia romana pervivió en oriente con el Imperio bizantino, ya que sus emperadores pudieron rechazar a los bárbaros.
El emperador Justiniano, en el siglo VI, se propuso restaurar el viejo Imperio romano. Así, con una serie de campañas militares amplió su territorio, llegando incluso a Andalucía.
  • Además Justiniano creó un código de leyes donde se recogían las romanas.
  • Embelleció Constantinopla con nuevas construcciones como la basílica de Santa Sofía (537 d.C.).
 
  • La ciudad se convirtió en el punto de llegada de productos comerciales de todo tipo: especias, ámbar, trigo.
  • Adoptaron el griego como lengua oficial y no el latín.
El Imperio bizantino gozó de una gran prosperidad económica, gracias a una floreciente agricultura y al comercio. Además en algunas ciudades se desarrolló una importante artesanía. (sedas, lanas, tapices, orfebrería).


EL CISMA DE ORIENTE.
El emperador o basileus en griego gozaba de todo el poder absoluto y era considerado el jefe del mundo romano y de la cristiandad; sin embargo, desde Roma no se aceptaba esto. Las disputas entre unos y otros acabaría con el Cisma de Oriente (1054 d.C.) con la separación de la Iglesia católica romana y la Iglesia bizantina ortodoxa.
A partir de aquí Bizancio comenzó caer debido a los ataques de los ejércitos turcos que acabaron por conquistar Constantinopla en 1453.



5.2. LA LLEGADA DE LOS BIZANTINOS A ANDALUCÍA.
Los bizantinos descubrieron la importancia de la costa andaluza como nudo del mar Mediterráneo para el comercio y por eso se establecieron en ella.
El territorio andaluza quedó, entonces dividido en dos:
Una zona costera (desde la desembocadura del Guadalquivir a la del río Júcar) con capital en Cartagena.
El resto del territorio dominado por los visigodos.
Los bizantinos fueron expulsados en el 623 hasta la llegada de los musulmanes en el 711.
Durante este periodo, las ciudades continuaron manteniendo su vida económica y cultural, y ello se evidencia en la importancia de personajes como San Isidoro, que hizo de Sevilla un foco cultural de gran prestigio.

ACTIVIDADES ON-LINE:
a.) Identifica los territorios que componían el Imperio de Bizancio antes y después de Justiniano en el siglo VI. Desplaza las etiquetas al bloque correspondiente.


b.) Une los términos y definiciones de las dos columnas. Para ello, haz clic en el término de la primera y a continuación en su correspondiente de la segunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada