sábado, 5 de noviembre de 2011

01. Unidad 01. Taller 03. La Hispania Visigoda

TALLER 3. LA HISPANIA VISIGODA
3.1. EL REINO DE TOLEDO.
En el año 409, en plena crisis del Imperio romano, penetraron en Hispania una serie de pueblos bárbaros. Suevos, vándalos y alano. Los visigodos, aliados de Roma, acudieron a la Península Ibérica y expulsaron a los vándalos y alanos hacia África y arrinconaron a los suevos en Galicia.
Nunca llegaron a dominar toda la Península por sus luchas con los suevos (en el Noroeste, actual Galicia) y los vascones (en la zona de la Cordillera Cantábrica) y la presencia de los bizantinos (en el sur) situando su capital en Toledo.
3.2. LA MONARQUÍA VISIGODA.
Los visigodos establecieron una monarquía fuerte que, a pesar de su primitivo carácter electivo, se transformó en hereditaria.
Consiguieron la unificación religiosa de hispanorromanos y visigodos. Se promulgaron leyes que promovían la igualdad, hasta el punto que el rey Recaredo se convirtió al catolicismo y sus súbditos lo hicieron a la misma vez.
Finalmente se consiguió la unificación jurídica. Todo el mundo era igual ante una misma ley.

3.3. LA SOCIEDAD, ECONOMÍA Y CULTURA VISIGODA.
Aunque los visigodos fueron numéricamente pocos, dominaron a los hispanos y se repartieron las dos terceras partes de las tierras peninsulares, que eran trabajadas por campesinos en condición de siervos.
La economía era básicamente agrícola y de subsistencia. En las ciudades, las actividades artesanales y el comercio disminuyeron considerablemente.
La cultura y el arte visigodos estuvieron muy marcados por la influencia romana y cristiana: el latín fue la lengua culta y producción literaria se centró en los monasterios.
Sólo crearon pequeñas iglesias construidas en grandes piedras como San Juan de Baños. Dentro de estas iglesias podemos observar arcos de herraduras sostenidos sobre columnas adosadas a los muros, etc…
3.4. LOS VISIGODOS EN ANDALUCÍA.
Superadas las invasiones germánicas, la fuerte romanización de la Bética y la existencia de una potente aristocracia hispanorromana, que poseía ejércitos propios permitió se mantuviera independiente a Toledo.
A partir del siglo VI quedó incorporada al reino de Toledo, sin embargo, los bizantinos consiguieron derrotar a los visigodos y establecerse en la costa andaluza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada