sábado, 5 de noviembre de 2011

01. Unidad 01. Taller 05. El Imperio romano de Oriente: Bizancio

TALLER 5. EL IMPERIO ROMANO DE ORIENTE: BIZANCIO
5.1. JUSTINIANO.
Cuando en el año 476 d. C. el Imperio de Occidente dejó de existir por las invasiones bárbaras y establecimiento de los reinos germánicos, la herencia romana pervivió en oriente con el Imperio bizantino, ya que sus emperadores pudieron rechazar a los bárbaros.
El emperador Justiniano, en el siglo VI, se propuso restaurar el viejo Imperio romano. Así, con una serie de campañas militares amplió su territorio, llegando incluso a Andalucía.
  • Además Justiniano creó un código de leyes donde se recogían las romanas.
  • Embelleció Constantinopla con nuevas construcciones como la basílica de Santa Sofía (537 d.C.).
 
  • La ciudad se convirtió en el punto de llegada de productos comerciales de todo tipo: especias, ámbar, trigo.
  • Adoptaron el griego como lengua oficial y no el latín.
El Imperio bizantino gozó de una gran prosperidad económica, gracias a una floreciente agricultura y al comercio. Además en algunas ciudades se desarrolló una importante artesanía. (sedas, lanas, tapices, orfebrería).


EL CISMA DE ORIENTE.
El emperador o basileus en griego gozaba de todo el poder absoluto y era considerado el jefe del mundo romano y de la cristiandad; sin embargo, desde Roma no se aceptaba esto. Las disputas entre unos y otros acabaría con el Cisma de Oriente (1054 d.C.) con la separación de la Iglesia católica romana y la Iglesia bizantina ortodoxa.
A partir de aquí Bizancio comenzó caer debido a los ataques de los ejércitos turcos que acabaron por conquistar Constantinopla en 1453.



5.2. LA LLEGADA DE LOS BIZANTINOS A ANDALUCÍA.
Los bizantinos descubrieron la importancia de la costa andaluza como nudo del mar Mediterráneo para el comercio y por eso se establecieron en ella.
El territorio andaluza quedó, entonces dividido en dos:
Una zona costera (desde la desembocadura del Guadalquivir a la del río Júcar) con capital en Cartagena.
El resto del territorio dominado por los visigodos.
Los bizantinos fueron expulsados en el 623 hasta la llegada de los musulmanes en el 711.
Durante este periodo, las ciudades continuaron manteniendo su vida económica y cultural, y ello se evidencia en la importancia de personajes como San Isidoro, que hizo de Sevilla un foco cultural de gran prestigio.

ACTIVIDADES ON-LINE:
a.) Identifica los territorios que componían el Imperio de Bizancio antes y después de Justiniano en el siglo VI. Desplaza las etiquetas al bloque correspondiente.


b.) Une los términos y definiciones de las dos columnas. Para ello, haz clic en el término de la primera y a continuación en su correspondiente de la segunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada